Se muestran los artículos pertenecientes al tema Portafolios Escolares.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Que es un Portafolio?

Publicado: 02/12/2004 17:59 por en Portafolios Escolares
El Portafolio como estrategia de evaluación y aprendizaje.

El portafolio, es una reconstrucción de la historia de un aprendizaje o de la trayectoria de sus autores. Como sistema de evaluación, el portafolio puede materializar la concepción constructivista del proceso de aprendizaje ya que permite visualizar y reflexionar sobre el progreso de los alumnos, contextualizar las representaciones que se hacen de la realidad, ofrecer sentido de pertenencia y motivación a quienes los presentan.
Cuando un curso, como el que proponemos, se fundamenta en la solución de problemas y en la construcción de proyectos, el portafolio ofrece mayores elementos de análisis y amplía los criterios de la evaluación.
El portafolio es un contenedor de experiencias, documentos, imágenes y productos de cualquier otra índole que fueron dispuestos por el alumno como una evidencia de su proceso de aprendizaje: estrategias, conocimiento, actitudes, creatividad, son elementos que un docente puede recuperar al momento de discernir y valorar un puntaje. Esto supone como vemos, la existencia de ciertas cualidades en el profesor, quien debe mostrar amplitud de criterios conceptúales metodológicos, éticos y culturales puesto que el portafolio presentado por el estudiante es mucho más que una recopilación de productos elaborados durante el curso.

Según Gardner (1994, 84, en Hernández, 2000, 176) en un portafolio es posible identificar la reflexión que hacen estudiantes y educadores sobre los objetivos de aprendizaje, su cumplimiento, su enfoque, las estrategias de aprendizaje y la dirección que ha futuro podría tener su formación. En esto podríamos fundamentar entonces que un portafolio además de ofrecer información objetiva sobre el desempeño del alumno, también ofrece datos que nos permitirían valorar la actuación del docente, los contenidos y las estrategias de enseñanza aplicadas en el curso.

Como estrategia didáctica, el portafolio puede significar la ampliación de la evaluación formativa porque permite detectar logros o errores, para realizar las acciones correctivas pertinentes. Puntualizamos aquí algunos de sus beneficios señalados por Barbera (1996-1997) De la Torre y Barrios (2000) King y Campbell (2000).
· Conocer el progreso y proceso seguido en el aprendizaje, ya que se trata de una evaluación integral en contraposición a una evaluación puntual como la efectuada por medio de tests.
· Implicar más a los estudiantes por medio de su propia autoevaluación. Los estudiantes cuando conocen los objetivos, los criterios de evaluación y mantienen un diálogo con el docente pueden reflexionar sobre su aprendizaje.
· Demostrar habilidades cognitivas, metacognitivas y operacionales relacionada con el curso
· Permiten integrar la enseñanza a la evaluación de manera directa.
· La evaluación es personal, cada alumno tiene aptitudes, intereses y creencias personales que pueden diferir de las de otros.
· Proporciona al docente material de aprendizaje y evaluación más diversificado para facilitar la confianza en la corrección y la propia orientación posterior de los estudiantes.
· Es un programa multimedios que les permite a los alumnos organizar registrar y analizar los trabajos escolares
· Con los portafolios digitales, el problema del exceso de espacio se elimina.
· Permiten exhibir organizadamente los trabajos de alumnos, mismos que corresponden al concepto de escuela y perfil de egreso.
· Se pueden convertir en memoria histórica de la materia.
· Pueden servir posteriormente como materiales didácticos, de apoyo al docente y a la institución.

Joel Montoya

INTRODUCCION

Publicado: 02/12/2004 17:47 por en Portafolios Escolares
Este es el desarrollo de una propuesta de evaluación del aprendizaje basada en la revisión de portafolios escolares. Creemos en la importancia de integrar las potencialidades de la tecnología educativa al proceso educativo en cualquier área del conocimiento.

El uso de portafolios en realidad es una práctica común para las artes visuales, no podríamos imaginar de otra forma la presentación de muchos de los productos o trayectorias de escultores, pintores, arquitectos, diseñadores, fotógrafos e inclusive de quienes se desempeñan en las artes escénicas. Por medio de imágenes y textos nos pueden presentar un recorrido por su obra, por su historia, gracias al cual podemos conocer su desarrollo.

Un portafolio puede concebirse como la historia de un proceso de aprendizaje, como un curriculum de su creador, quien sin duda busca deliberadamente convencernos de sus destrezas, ideas y cualidades de sus productos. En la evaluación, el portafolio se constituye como una alternativa al examen o trabajos escritos, cuyas calificaciones y puntajes parten de criterios estructurados solamente por el maestro, muchas veces unidireccionales y subjetivos.

Los nuevos sistemas informáticos ofrecen innumerables situaciones de encuentro entre el conocimiento y quienes participan en todo el proceso educativo; desde las redes informáticas hasta el disco compacto elaborado en casa, nos permiten hablar de un nuevo modo de interacción e intercambio de conocimiento, de prácticas y construcción de esquemas mentales muy diferentes a los que hasta ahora se habían utilizado.
Sin embargo, es necesario también plantear la percepción de cierto escepticismo en cuanto a la introducción de nuevas tecnologías en el aula, que creemos, en algunos casos puede estar sobradamente justificada. Una de ellas es la que generan los enfoques que promueven la implementación tecnológica en la escuela basados en el argumento de que su llegada resolverá de por sí los problemas del rendimiento escolar. Otra muy frecuente es la que proviene de experiencias traumáticas con el uso de tecnología cuando se ignora en la planeación, toda una serie de factores técnicos, formativos o conceptuales, decisivos para la obtención de beneficios.

La aplicación de tecnología es una constante en todos los campos de la acción educativa y los centros escolares tienen bajo su responsabilidad la solución al problema de su implementación buecando su uso eficiente y democrático.
En el caso de las materias de taller fotografía, cine, radio, producción, prensa y televisión de la escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Sonora, la aplicación de un sistema de evaluación por medio de portafolios escolares, que pudieran navegar por el mundo, ofrecería muchos beneficios; el principal estaría significado por la elaboración de productos comunicativos de carácter público, reales, no ficticios, que den cuenta de lo que sucede en el aula.

Esto no es fácil, porque implica tranparencia, romper con el esquema tradicional de la enseñanza, del acto educativo que nace, crece, se desarrolla y muere en el mismo lugar. Hacer visible lo que sucede en el aula, no es una intención de menor intensidad que la de un movimiento iconoclasta, es romper con el espejismo y la vertical que lleva a la endogamia. Puede ser para muchos un acto violento ¿por qué? Porque democratiza y puede diluir el poder que ostentan quienes practican en la docencia el autoritarismo.

Romper con esta invisibilidad del acto educativo, también permitiría a alumnos y docentes que se mueven al exterior del salón de clases, enriquecer y modificar positivamente su percepción del proceso, de los individuos y de los productos que intervienen en él, ya sea descubriendo aciertos o señalando errores, situaciones que no dejan de ser aprendizajes, quizá posteriores y ajenos a la dinámica del curso que los produjo. Así hablamos de un proceso continuo de socialización y construcción del conocimiento.

Partimos de la importancia de generar espacios que le permitan al docente y al alumno interactuar en ambientes donde los aprendizajes sean significativos, mediante la implementación de procesos y prácticas innovadoras en la intención de elevar los niveles de eficiencia y calidad.
De la experiencia personal, del encuentro con otros docentes y de la búsqueda sistemática de información se desprende nuestra intención de replantear algunas situaciones anómalas que por diversos factores se han venido repitiendo durante muchos años en la escuela.

Aquí abordaremos el asunto de las prácticas referidas a la evaluación de productos elaborados por alumnos dentro y fuera del aula a lo largo del curso, para proponer una estrategia que proporcione al docente y a los alumnos alternativas de solución a un aspecto poco valorado en la historia de la carrera.

Imagen, interacción, aprendizaje significativo, autogestión, creatividad, innovación y muchos otros conceptos serán indispensables en la construcción de cualquier discurso de este tipo.

Al hablar de tecnología educativa no podemos reducir nuestros referentes al bit o a la capacidad del disco duro, no se trata de aprender a pronunciar la palabra harware o sofware, ni tampoco de saber apretar botones o usar programas. El asunto es mucho más complejo.